Carrie Fisher, su vida y legado

Esta semana el mundo perdió a un icono global: Carrie Fisher. Mejor conocida por su rol de actriz y su papel como la Princesa Leia en la saga de Star Wars, ella fue una parte muy importante de la niñez y la formación de muchas personas de mi generación.

Carrie Fisher como Leia Organa en Star Wars

Su Princesa Leia fue un personaje femenino fuerte en una época donde los personajes femeninos servían solamente para ser motivación de los personajes masculinos. Sobrevivió la destrucción de su familia adoptiva y su planeta, la vida como rebelde, la batalla de Endor, la traición de su hijo Kylo, y la desaparición de su amado gemelo. Pero nada de esto le quebró su espíritu, convirtiéndose en la General Organa, una de las líderes de la rebelión.

Carrie compartía muchas de sus cualidades con el personaje de Leia:  inteligente, de agudo ingenio, valiente, sin disculpas ni tapujos. Carrie y Leia fueron ambas rebeldes, aferrándose a causas dignas por las que luchar. Su capacidad creativa era casi infinita: libretos de cine (Hook, The Wedding Singer, Outbreak, Sister Act, Lethal Weapon 3), novelas (Postcards from the Edge) y libros autobiográficos (WIshful Drinking, The Princess Diarist). Hasta en entrevistas se notaba que ella era distinta a los demás: feroz, honesta y atrevida.

Carrie Fisher en su juventud

Al igual que Leia, Carrie fue una sobreviviente. Sobrevivió a los peligros de ser una celebridad joven en Hollywood, y de crecer con padres (el actor Eddie Fisher y la actriz Debbie Reynolds) que eran foco de los tabloides amarillistas de la época. Sobrevivió y tomó responsabilidad por una adicción a la cocaína que duró décadas. Sobrevivió a la discriminación por edad y físico que existe en Hollywood. Diariamente luchaba contra la manía depresiva, una lucha que tuvo altas y bajas y que la llevaba a escribir sobre el tema, dándole fuerza e inspiración a los que sufren de lo mismo.

Y es está la Carrie que más me llego al corazón: la luchadora, la defensora, la mujer que decía “Soy enferma mental y no me abochorno.” Su valentía no era solamente refrescante, sino única en el ambiente de Hollywood y la cultura pop. Soy alguien que ha sufrido de depresión por la mayor parte de mi vida; Carrie Fisher es mi héroe, tanto o más que su icónico personaje.

Carrie con su amado perro de terapia, Gary

A quienes deseen honrar la memoria de esta gran mujer, les invito a encontrar una causa por la que luchar. Sea el alza en el fascismo mundial, la desigualdad económica, los derechos humanos, etc… levántate y lucha. Sé un líder. Sé un rebelde.

Carrie Fisher murió el pasado 27 de diciembre a los 60 años, ahogada por la luz de la luna, estrangulada por su propio sostén.

Adiós Princesa. Adiós General. Adiós Heroína.

Que la fuerza nos acompañe a todos.

 

PS.  Carrie Fisher nos demuestra lo que piensa del 2016.

About

Sara es una consultora de IT obsesionada con la música ("Joan Jett es la mejor"), las peliculas ("Ellen Ripley es mi señora y salvadora") y los videojuegos (¡The Last of Us es el mejor juego de todos los tiempos!!!). La pueden encontrar en twitter @saraivettepr, aunque solo puede responder si su gata le da permiso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

%d bloggers like this: