RESEÑA (SPOILER FREE): GLOW

La serie de Netflix GLOW debutó ya su primera temporada. De las creadoras de Orange Is The New Black nos llega esta interpretación de los eventos que transcurrieron entre 1985 y 1990, años en que la serie Gorgeous Ladies Of Wrestling tuvo su génesis y vida. En esta primera temporada nos presenta lo que ocurrió durante los primeros cinco o seis meses de la historia. Cabe mencionar que GLOW no es un programa de lucha libre, es un programa acerca lucha libre. Hay luchas en los episodios, pero un episodio completo no es netamente luchando. Y al igual que OITNB la vibra de una hermandad entre su elenco es bien palpable. Liz Flahive, Carly Mensch y Jenji Kohan supieron transferir esa vibra sin verse como un refrito a la vez que tiene su propia personalidad.

El elenco de GLOW.

Al ser una interpretación de los hechos ocurridos, las libertades creativas abundan en la historia. Hasta donde tengo entendido, solo existe el documental G.L.O.W.: The Story of the Gorgeous Ladies Of Wrestling y un libro de memorias escrito por Dee Booher (Matilda la Grande) como referencia. Pero es obvio que el personal encargado de escribir la historia y los libretos tienen amplio conocimiento del material. Pero con todo eso, hay cosas que son exageradas para propósitos dramáticos. Aquí exploro varias cosas acerca del programa.

– DIFERENCIAS ENTRE LA HISTORIA ORIGINAL Y LO PRESENTADO EN LA SERIE

Para comenzar, el programa original se desarrolló en Las Vegas, Nevada en el Hotel Riviera. El talento se acuarteló en el hotel durante la primera temporada y más adelante en unas residencias aledañas al hotel. En la serie, todo se desarrolla en Hollywood y áreas adyacentes. El talento está acuartelado en un motel similar al que Alabama y Clarence estaban quedándose en True Romance. En la historia original, Matt Cimber era uno de los productores y David McLaine fue quien creó el concepto. En la serie es Bash Howard quien no solo crea el programa, sino que comienza financiando el mismo y asumiendo el rol de productor mientras que Sam Sylivia es un director de películas tipo B (una oda posiblemente a Roger Corman) que toma el trabajo como director del programa con la promesa de Bash de que le financiará lo que será su regreso a las pantallas de cine.

Tanto en los eventos originales como en la serie el talento del programa era compuesto de aspirantes a actrices, modelos y atletas. La única diferencia es que Debbie Eagan en el programa de Netflix es una actriz ya establecida que era reconocida por la gente a su alrededor, y en el programa original todas eran desconocidas. Lo del toque de queda en el hotel si era igual en ambas instancias. Para mantener kayfabe (mantener la ilusión en las historias y riñas en la lucha libre son reales) en la serie original, las técnicas (faces) dormían separadas de las rudas (heels) mientras que en la serie de Netflix no hay una distinción concreta de ese concepto. Mando Guerrero, en la serie original, fue el primer entrenador del talento pero fue sustituido por Cynthia Peretti (Princess Jasmine), una luchadora profesional. En el show, Salty “The Sack” Johnson empieza a entrenarlas, pero Sam lo despide y pone a cargo a Cherry Bang, una actriz y doble de acción en películas previas de Sam. Sam le dice a Cherry que a cambio de eso le dará doble paga y un rol en la película que va a hacer después que acabe GLOW.

– AMBIENTACIÓN
Por motivos dramáticos o cómicos, la serie abunda de anacronismos. Se sabe que la serie se desarrolla en los 80’s, pero el año nunca es dicho durante el programa. Establecen que ocurre en algún momento en 1985 ya que durante la serie las chicas ven un reportaje del vuelo 847 de TWA que fue capturado por miembros del Jihad y van a un complejo de cine en donde están exhibiendo Back To The Future y St. Elmo’s Fire. Todos estos eventos ocurrieron entre junio y julio del 1985. La música es lo más anacrónico de la serie, ya que utilizan música que se escuchó durante toda la década de los 80’s y no música lanzada hasta antes del 1985. Los visuales y el vestuario están en punto: muchos colores neon, mucha laca de pelo, los famosos mom jeans, las vestimenta de aeróbicos… en fin, un excelentísimo trabajo de la gente a cargo del vestuario y la cinematografía.

– ROSTER DEL PROGRAMA ORIGINAL VS. ROSTER DEL PROGRAMA DE NETFLIX
Como es una interpretación de los eventos ocurridos originalmente, las luchadoras van a variar. Pero si hay versiones análogas o amalgamas de personajes del programa original. Quien me sorprendió en esto fue Carmen Wade, interpretada por Britney Young (Those Who Can’t). Ella es la luchadora Machu Pichu, una analogía a Montaña Fuji que hasta en su vestimenta de luchadora es altamente similar a Fuji, pero a la vez le incorporan elementos de luchadora de segunda generación ya que su padre y sus hermanos son luchadores profesionales. Liberty Belle, nombre de luchadora de Debbie Eagan (Betty Gilpin) es una amalgama de Americana y Liberty. Ruth Wilder (Alison Brie) le da vida a Zoya the Destroya, una referencia a la Coronela Ninotchka. The Brawling Biddies son análogas a The Housewives, las Hermanas Heavy Metal fueron divididas en dos personajes distintos (Justine y Sheila the She-Wolf). Básicamente todo el talento en la serie original tiene una contraparte en el programa de Netflix. Va a ser interesante para los fans de la serie original descifrar cual contraparte esta siendo representada.

– ACTUACIONES
Todo el elenco le da en el clavo a sus personajes. Marc Maron (Short Attention Span Theater, anfitrión del WTF podcast) como Sam Sylvia eleva su actuación. Maron, en la vida real, siendo un ex alcohólico y adicto, le imparte mucho gravitas a su actuación. El mismo Maron aceptó que actuar en este programa le gustó ya que es la primera vez en buen tiempo que hace un rol que no sea una versión ficticia de el, sino que le dio la oportunidad de hacer ese rol suyo. Alison Brie denota inocencia y agallas en su interpretación de Ruth Wilder, una mujer que puede parecer alguien blanda en su exterior pero tiene una voluntad de acero. Ella, junto a Betty Gilpin en su interpretación de Debbie Eagan tienen una química increíble. Su relación de amor y odio es bien creíble y te deja indeciso en decidir quien está bien y quien está mal en su relación. Chris Lowell en su rol de Sebastian “Bash” Howard encapsula los excesos que fueron los 80’s, con una entrega como ninguna otra. Hubo momentos en que me recordaba a John Krasinski en “The Office” si Jim hubiera sido un adicto a drogas. A pesar de que esto es un programa tipo ensemble cast, a cada uno de los personajes les dan algo para hacer. Unos más a otros menos, pero todo el elenco tiene algo para hacer en el programa, aún cuando se limita a dos o tres líneas por episodio. No solo eso, sino que le dan desarrollo a todos los personajes para crecer y no es simplemente el show de Alison Brie, Betty Gilpin y Marc Maron.

Marc Maron interpreta a Sam Sylvia.

– ¿CUANTA CONEXIÓN HAY CON LA LUCHA LIBRE?
En un programa basado en lucha libre, se sabe que tiene que existir algún tipo de lazo con la lucha libre y su talento. Entre los luchadores reales que aparecen en el programa se encuentra Kia “Awesome Kong” Simmons interpretando a Tammé. El ex-WWE John Morrison, quien milita en AAA y Lucha Underground como Johnny Mundo aparece como Salty Johnson, el primer entrenador de las chicas. Los ex-WWE Brodius “Bumpasaurus” Clay y Carlito Caribbean Cool aparecen como hermanos de Carmen Wade. Adicional a ellos, Alex Riley, Christopher Daniels (ROH) y Joey Ryan (Lucha Underground) tienen apariciones en el programa.

Algo que quiero notar acerca de este programa es que el factor nostalgia es excelente. Entre Stranger Things, Fuller House, Gilmore Girls y GLOW es posible que Netflix haya encontrado un nicho a explotar con la nostalgia de los suscriptores y que mucho desean consumirlo. Con programas favoritos de la audiencia como Bloodline y Sense8 cancelados, si esa es la técnica para agarrar audiencia y más suscriptores les está resultando muy bien. Aquí el problema es que no lo saturen ni haga que se pierda el gusto por eso.

En conclusión: ¿es GLOW un buen programa? Si eres fan de la lucha libre, te gustará. Si eras fan de G.L.O.W., te gustará. Si te gusta la comedia, te gustará. Si te gusta el drama, te gustará. Este programa tiene algo para casi todo tipo de audiencia. Es un programa bien hecho, con mucho corazón y no tiene miedo de llevarte de un lado del espectro al otro. En un episodio puede ocurrir algo tan gracioso que te haga orinar encima y presentarte algo tan triste que te deje frío en tu interior. Tiene sus cosas ochentosas, particularmente los desnudos y escenas de sexo que no aportan nada a la narrativa, algo que era común en películas de esa época. Acá en GLOW, algunas escenas de sexo si ayudan a la narrativa; quizá no en el momento pero si tienen consecuencias más adelante. No quiero decir que si te gusta OITNB te va a gustar GLOW ya que son dos tipos de programas distintos. Digámoslo así: puedes disfrutar GLOW sin saber que es OITNB o haber visto un episodio. GLOW tiene suficiente fuerza para pararse en sus dos pies. Este programa va a ser otro éxito más bona fide de Netflix.

Como siempre, déjanos saber tu opinión del programa si ya lo viste o si te da curiosidad por verlo. Recuerda compartir y darle like al artículo. Puedes seguirme en las redes sociales como @themetalzodiac en Twitter y @themetalzodiacpr en Instagram.

About

Part-time gamer, full-time cinéfilo, José aprendió a apreciar el Séptimo Arte gracias a los Spagetti Westerns que de niño veía con su padre. Además de los westerns, le gusta las películas de acción, las extranjeras y Bruce Lee. Su día perfecto es estar binge-watching sus películas favoritas en el cine o en su casa por Netflix.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

%d bloggers like this: